Navidad y Año Nuevo

Querido practicante de Reiki:

Estamos por vivir una temporada con celebraciones muy especiales para gran parte de la humanidad: Navidad y Año Nuevo.

Navidad proviene del latín nativitas que significa nacimiento. En la mayor parte del mundo se conmemora en esta fecha el nacimiento del Maestro Jesús, hijo de José de oficio carpintero y de María, fue concebido en el pueblo de Galilea de acuerdo a la anunciación que el arcángel Gabriel le hizo al artesano. En aquellos tiempos se promulgó un decreto de César Augusto, emperador romano, por el que todos los habitantes del imperio debían empadronarse. José y su joven esposa se dirigieron a Belén, en Judea, a unos 120 kilómetros de Nazaret. Es posible que el viaje lo hayan hecho en caravana con otras personas que seguían el mismo camino. La pareja, de escasos recursos económicos, tuvo que permanecer en las afueras de Belén, refugiándose en una de las cuevas utilizadas por los pastores. Fue entonces cuando María dio a luz a Jesús, a quien recostó en un pesebre porque no tenían sitio en la posada. El humilde nacimiento de Jesús tuvo lugar en tiempos del rey Herodes “El Grande”. La historia que se conoce del Maestro Jesús está basada en la información que proporcionan los Evangelios, los cuales fueron escritos, según algunas fuentes 30 o 40 años después de su muerte y ascensión.

El nombre de Jesús se deriva del hebreo Yeshú, que es la forma abreviada de Yeshúa, la variante más extendida del nombre Yehoshúa, que significa Yahveh, el que salva.

Este 25 de diciembre recordemos el nacimiento del Maestro Jesús. Disfrutemos esta Navidad con el grato recuerdo de la misión que cumplió: llenarnos de amor.

 

Para fin de año te recomiendo comprar una vela, la que más te guste. Desplásmala de energías de baja vibración y plasmala de amor, gratitud, abundancia, salud, éxito y todas las buenas intenciones que quieras incluir, aplícale Reiki el tiempo que dure el hibiki. En la celebración de Navidad y Año Nuevo préndela, recuerda dejarla en un lugar seguro. Con la luz de tu vela, puedes prender muchas más, todas las que quieras, compartiendo con tus seres queridos. La flama de la vela creará un ambiente lleno de paz y amor, te hará recordar que eres un ser de luz y te hará vibrar más alto.

 

Que esta Navidad tengas una noche de paz y amor, que puedas llevar y mantener estos sentimientos a lo largo de toda tu vida, son mis mejores deseos para ti.

 

¡Vive una vida llena de amor y armonía con Reiki!

 

Recibe un abrazo de corazón,

 

 

Adolfo Lobato